Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido: yo, porque tú eras lo que yo más amaba, y tú, porque yo era la que te amaba más. Pero de nosotras dos, tú pierdes más que yo: porque yo podré amar a otras como te amaba a ti, pero a ti nadie te amará … More

Entonces te das cuenta, que no es quien te mueve el piso, sino quien te centra. No es quien te roba el corazón, sino quien te hace sentir que lo tienes de vuelta.

Te escribo al menos para eso, para eternizar algo pasajero. Un amor, tal vez.

Odio a quien inventó el maldito tiempo para alejarte de mí.

Me gustas porque no eres sólo atracción física, eres atracción mental y sentimental. En otras palabras; enciendes mi cuerpo, revolucionas mis neuronas y aceleras mi corazón.

Que ahora si no puedes soportar a mis demonios, vete, cierra la puerta y deja el mismo desastre que yo tenía antes que interrumpieras en mí.

Sí, claro que la vi numerosas veces, caminé con ella de la mano por esas calles transitadas que ahora me cuesta tanto trabajo disolver. ¿Quién dijo que sólo los malvados te hacen sufrir?