Vivo con el sueño de que me despiertes un día de madrugada sólo para decirme que extrañabas mi voz.

Te he dejado pequeños poemas entre tantos besos que te doy, y no has sido capaz de descubrirlos.

Me siento triste y lo que menos necesito es otra persona que me haga sentir lo mismo.

Ven esta noche, tus manos tienen muchas cosas pendientes que decirle a mi cuerpo.

Cúmpleme los sueños que pido a las falsas estrellas que me dan el proyector de estrellas.

He nacido con la desgracia de ser más sensible que los poemas que te escribo, sin embargo se me dio la fuerza de aparentar ser tan seca como la tinta de cada uno.

Utilizar palabras para hablar de palabras es como utilizar un lápiz para hacer un dibujo de ese lápiz sobre ese mismo lápiz. Imposible. Desconcertante. Frustrante.

Te quiero para llevarte a la cama y desnudarte a versos, a palabras, a risas, a historias y conocerte así, sin desabrochar un sólo botón.