Posiblemente me quería, quién lo sabría más que ella, pero lo cierto es que tenía una habilidad especial para herirme.

¿Y si el océano está hecho de todas las lágrimas que derramamos?

Puedo soportar que usted se vaya muy lejos, pero no que se vaya para siempre.

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo.

Me han lastimado tanto que hasta los golpes de suerte me duelen.