Era demasiado tranquila o demasiado explosiva. Podía ser demasiado seria, o no serlo en lo absoluto. Era demasiado sensible, o demasiado fría.

Odiaba con cada célula de mi ser o amaba con cada fibra de mi corazón.

No existía un término medio para mí.
Era todo o nada.

Lo quise todo, pero terminé sin nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s