A veces simplemente no quieres pensar en nada, ni hablar con nadie ni estar con nadie. Sólo estás ahí, respirando. Anuncios

No me gustan los abrazos, pero muero por tener uno. Me da miedo sonreír a la gente en la calle, pero me alegra cuando alguien lo hace. No sé aceptar cumplidos, pero diariamente intento hacerlos. Puedo decir que “odio a todos“, pero por dentro no tengo ni una pizca de maldad. Que no tenga la … More

Un brindis… A las escritoras, a los libros que rompen tu corazón y al absoluto maldito horror de perder tu cabeza porque fuiste lo suficientemente estúpida para enamorarte del personaje principal.

¿Existe alguien que se sienta igual que yo, herida, sola y con ninguna dirección?