La estuve queriendo como se quiere a una persona imperfecta. Ante su mirada, en sueños a las tres de la mañana, en citas de mis libros favoritos que de repente aparecían por mi cabeza, lágrimas por la noche y miradas indiscretas cuando ella se daba la vuelta y me tomaba de la mano a la suya.

La persona que yo deseaba ser, aunque fuera sólo en sueños y supiera que ella ya no se encontraba aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s