Hay que tener cuidado; a veces a la tristeza le gusta disfrazarse de enojo. 

Las personas tristes siempre están despiertas después de media noche.

El amor que le des a unas personas no equilibra el daño que le hagas a otras.

Tal vez no suelo pedir perdón de nada porque sé que lo que hago no tiene perdón.